martes, 23 de abril de 2019

SOBRADIEL16 MEMORIAL EMILIO ARAGUES BORDETAS




En el día de San Jorge, Patrón de Aragón, hoy domingo día 23 de abril, ha sido un día de actividad atlética y de recuerdo.
De actividad atlética por que en la localidad de Sobradiel, se celebró la XVI carrera popular que el Ayuntamiento de la localidad y el Servicio Comarcal de Deportes de la Ribera Alta del Ebro organizan y del recuerdo por el XV Memorial Emilio Aragües Bordetas.
Este día de festividad deportiva en Sobradiel, tiene por objeto promocionar las bondades del atletismo y prueba de ello es la gran afluencia de corredores en sus diferentes categorías, ya que participan desde los más pequeños, los aguiluchos, los prebenjamines, benjamines, alevines, infantiles, cadetes, veteranos y popular, tanto femenino como masculino.
Pero también tiene un carácter especial, ya que quiere recordar a un vecino de la localidad y quien nos abandono demasiado pronto. Estoy convencido Emilio que en las inmensas praderas celestiales, seguirás corriendo con tu elegante zancada.
Hoy y como viene siendo habitual todos estos años, sus compañeros de grupo, sus compañeros de fatigas no quisieron faltar a la cita y quienes no pudieron estar presente, estoy convencido que en su pensamiento también estuvo la memoria y el recuerdo de Emilio.
La distancia a disputar fue de 5500 metros combinando el asfalto con la tierra, recorriendo las calles del pueblo para posteriormente rodear este por la ribera del río Ebro, para de nuevo entrar en las calles del pueblo y cruzando la línea de meta en el parque de la localidad.
El equipo Runners de esta Hermandad de Antiguos Caballeros Legionarios de Zaragoza, estuvo representado por D. Francisco Binaburo Utrillas, quien una vez más con su pundonor, dejó patente  su clase y lo más importante, quiso recordar a Emilio, de quien fue compañero de grupo de entrenamiento y amigo.

Va por ti amigo Emilio.








viernes, 19 de abril de 2019

COFRADÍA DEL SANTO CRISTO DE LA CAMA



SEMANA SANTA EN LA MUELA
Cuando un buen amigo, D. Javier Mateo Sanz, te reclama, cuando la Junta Directiva de la Cofradía te lo solicita, cuando te anuncian en el Programa de Actos de la Semana Santa de la localidad y el pueblo te espera, no podemos decir que no y allí estábamos por segundo año consecutivo en La Muela.
El pasado día 19 de abril, Viernes Santo, el Piquete de Honores compuesto por D. Francisco Binaburo, D. Fernando Alonso, D. Diego Becerril, D. Raúl Caldeiro, D. Javier Mateo y un servidor participó escoltando al Santo Cristo de la Cama. Ni nos defraudaron ni íbamos a defraudar.
Pese a la amenaza de lluvia, que está no llego, con una temperatura primaveral, la noche resultó perfecta para la anunciada procesión del Santo Entierro en la Muela, localidad del viento y derroche de belleza y emoción a toque de corneta y tambor.
El reloj marca la hora señalada, a las 20:30 horas un centenar de personas se agrupan a las puertas de la iglesia de San Clemente, nadie quiere perderse la salida de las peanas con sus imágenes sagradas.
La expectación es máxima cuando las puertas se abren de par en par. Suena la corneta de D. Francisco Javier Pérez Vicente, quien dirigirá la agrupación instrumental, suenan las demás, suenas los bombos y tambores, emana el sentimiento cuando los cofrades van sacando al exterior las imágenes sacras: La oración de Jesús en el huerto, el Cristo atado a la columna, La Dolorosa, La Piedad y el Santo Cristo de la Cama.
El sonido dulce de las cornetas se mezcla con el estruendo de los bombos y tambores, el Piquete rinde Honores, el público entusiasmado.
Inicia la Procesión del Santo Entierro el Estandarte de la Cofradía del Santo Cristo de la Cama, las peanas intercaladas, les siguen los cofrades con sus cornetas, bombos y tambores, entre ellos niños y niñas que continúan con la tradición familiar, todos con su hábito negro y cíngulo colorado.
El Piquete de Honores con sus Banderines desplegados escoltan al Cristo de la Cama.
El socio de nuestra Hermandad D. José María Barrera participó llevando un farol de luz.
Poco a poco, paso a paso, avanzando lentamente por las calles de la localidad, nosotros a paso lento, la Procesión lleva su curso, las calles están abarrotadas de gente, la banda de cornetas, bombos y tambores tocará continuamente desde el principio hasta el final, solo se detendrá para que en el transcurso del recorrido D. José Luís Gimeno Trigo “Pepelo” interprete tres jotas dedicadas y en este orden a La Dolorosa, La Piedad y al Cristo de la Cama.

La Jota es sentimiento y el con su voz lo elevo a nuestros corazones,  por lo que cantó y por como lo canto. Formidable.
Cae la noche, de  nuevo el estruendo de los bombos, los redobles de los tambores, el sonido metálico de las cornetas, adelante, bajo las estrellas y formando con mis compañeros sobre los luceros, por la fe, por la pasión.
Transcurrida una hora de procesión, acompañados de principio a fin por los vecinos de la localidad, somos testigos del fervor que despierta la Cofradía y nuestra presencia también.


Llegados de nuevo a la Iglesia de San Clemente, con las puertas de par en par, el Párroco D. Francisco Gil Díez indica el camino a los fieles, las imágenes son devueltas por los cofrades a su sede parroquial, de nuevo suenan los bombos y tambores, el estruendo, de nuevo el estruendo, es el momento en que la tierra se estremece con la muerte de Jesús, es Viernes Santo.

Finalizada la procesión, recibimos felicitaciones y muestras de agradecimiento por nuestra presencia y participación de los vecinos del pueblo y miembros de la Cofradía del Santo Cristo de la Cama, jóvenes y mayores se acercaron a nosotros para saludarnos, para nosotros sus abrazos y el apretón de manos que recibimos fue nuestra mayor recompensa.


Sirvan estas modestas líneas para agradecer a la Junta de la Cofradía: Dª Paula Moya, Dª Nieves Berges, D. Alejandro Álvarez, D. Alberto Padilla, su invitación a participar en la procesión.
A  D. Javier Mateo y a Dª Marta La Torre por su hospitalidad.
Continuando con la tradición del lugar, compartimos unas migas que D. Francisco Javier Pérez preparó, espectacular, igual que el postre, la tarta de manzana y el bizcocho de Dª Carmen Martínez y las torrijas de Dª Angelines Sanz, todo riquísimo, nos las vimos y nos las deseamos para poder levantarnos, pero por encima de todo ello, fue el rato que pasamos entre amigos, con Francisco Javier, Jesús, Cristian y Dani, que risas, que recuerdos, y el reencuentro con  D. José Gracia, que momentos, inolvidable. Gracias.
Y el año que viene más, ya que estamos invitados de nuevo a la Procesión del Santo Entierro en localidad del viento, La Muela.
Que Dios os Bendiga.