jueves, 20 de octubre de 2016

FORO VALENZUELA

EL ESPÍRITU MERCEDARIO, EL LEGADO DE SAN RAMÓN NONATO
 ANTE EL 8º CENTENARIO DE LA MERCED 

El día 18 de Octubre, en la 2ª planta de El Corte Inglés sito en el Paseo de la Independencia de nuestra ciudad de Zaragoza, en su espacio “Ámbito Cultural” tuvo lugar la Conferencia “El espiritu mercedario, el legado de San Ramón nonato ante el 8º centenario de la Merced.
Suponía la XVI Conferencia que el “Foro Valenzuela” y dentro de su programación cultural, la Hermandad de Antiguos Caballeros Legionarios de Zaragoza organiza y promueve.
La citada conferencia fue impartida por D. Guillermo Rocafort Pérez, bajo la presidencia del Ilmo. Sr. D. Luís Asarta Cuevas, Presidente de la Hermandad de Antiguos Caballeros Legionarios de Zaragoza, fue presentada por el Ilmo. Sr. D. Gonzalo Escalona Orcao.
A las 19:30 horas, miembros de la Junta Directiva de la Hermandad y varios socios de la misma.
El Ilmo. Sr. D. Gonzalo Escalona tomo la palabra para presentar a nuestro conferenciante. De quien destacamos lo siguiente:
D. Guillermo Rocafort Pérez, nació en Madrid en 1970.
Caballero Legionario Tercio Gran Capitán 1º de La Legión.
Licenciado en Económicas y Ciencias Empresariales por la Universidad de Madrid, Licenciado en Derecho por la UNED. Diplomado en Estudios Jurídicos Avanzados por la Universidad Autónoma de Madrid, Diplomado en Lengua Inglesa por la Escuela Oficial de Idiomas. Abogado Colegiado del Ilustre Colegio de Abogados de Madrid.
Ha publicado libros y artículos en diarios y revistas de carácter general y militar, colaborador en medios audiovisuales.
Divulgador e historiador como afición por los almogávares y su importancia en España.
Descendiente de Berenguer de Rocafort, líder almogávar.
Cofundador y socio del Foro “Recuperemos Gibraltar”.


Sinopsis de la conferencia:
En el marco del “Foro Valenzuela”, de nuevo guiados por los conocimientos históricos de nuestro amigo y compañero Guillermo Rocafort.
San Ramón Nonato fue un monje mercedario que, en el siglo XIII, alcanzó grandes dosis de popularidad y de Santidad en la España de la época, en la que las tribulaciones de miles de cristianos cautivos alcanzaban altísimas dosis de horror y desesperación.
Y fue en esa tarea de la redención y liberación de cautivos, que constituía uno de los votos de la Orden, además de los tres tradicionales de las Ordenes Religiosas, en las plazas del norte de África, verdaderas lonjas de esclavos, en la que nuestro protagonista sufrió los peores martirios y experimentó los más asombrosos milagros de la época.
Ahora, próximos a ese VIII Centenario de la Orden de la Merced, verdadero jardín de Héroes y Santos, debemos ver en la figura de San Ramón Nonato una visión actualizada de aquellos horrores en el momento presente, esclavitudes de formas invisibles, cautividades no aparentes pero muy reales y sobre todo, almas benditas que luchan, hoy como ayer, para que el hombre haga de su verdadero libre albedrío un camino a la Salvación de nuestras Almas, en este campo de batalla que se libra en este Mundo entre el Bien y el Mal.
Acabamos de conocer, de la mano de Guillermo Rocafort, las vicisitudes de esta centenaria Orden, que desde su fundación por el fraile Pedro Nolasco, en el marco de las conquistas de Jaime I, y con el reconocimiento del Papa Gregorio IX, ha llegado hasta nuestros días, siendo sus frailes quienes se dedican a atender parroquias y a aquellas personas que se ven privadas de libertad, entendiendo esta privación por la esclavización que supone la miseria, la ignorancia, la explotación humana las faltas de libertad física, etc…,
haciendo mal que les pese a nuestros pobres gestores sociales, con pobres capacidades, ideales, espíritus de ayuda y voluntades, una admirable labor entre los más necesitados.
Se recuperará así la Memoria Histórica (Esta cierta y benefactora, también perseguida o abandonada por los poderes actuales) de cientos de miles de cautivos cristianos en una época convulsa, en la que germinaba
España en toda su Identidad redentora, en el marco de la Reconquista (S XI y XII), junto a otras Órdenes: Cartujos y las Órdenes M de Calatrava y Santiago.
La Virgen, bajo la advocación de la Merced, ordenó a Pedro Nolasco, fundar una orden religiosa para liberar a los cautivos. Este fue el origen de la Orden de Santa María de la Merced de la Redención de Cautivos. Hoy día la vinculación de Nuestra Hermandad con esta orden se materializa en Cofradía de Nuestra Señora de La Paz y La Merced (Barrio de La Paz, Zaragoza) en
cuya procesión en honor de la Virgen de La Paz, tenemos siempre un lugar preferente; esto ha motivado esta conferencia que nos  ha pronunciado D.
Guillermo Rocafort

No hay comentarios: