lunes, 21 de marzo de 2016

PROCESIÓN


PROCESION EN EL BARRIO DE MIRALBUENO

La Hermandad de  Antiguos Caballeros Legionarios de Zaragoza, fue invitada por la Cofradía de San Lamberto y Nuestra Señora del Pilar, a participar en la Procesión Titular de la Cofradía por las calles del Barrio de Miralbueno de nuestra ciudad de Zaragoza.
Como lo difícil lo hacemos de momento y en lo imposible tardamos un poco más, aceptamos el reto.
Tras un breve espacio de tiempo desde que acordamos participar y tras la atención generosa de D. José Antonio Braulio, responsable de la Sección de Instrumentos y de D. Luís Gargallo, responsable de Organización, llegó el día señalado, llego el momento de poner a prueba la nobleza y la franca camaradería.
 Y prendió la llama.
Día 21 de marzo, nos recibió con la sonrisa permanente D. José Luís Pérez miembro de dicha Cofradía que nos colmo una vez más de atenciones y quien nos hizo entrega de la Medalla de la Cofradía de San Lamberto que fue prendida en el Guión de la Hermandad de Antiguos Caballeros Legionarios de Zaragoza.
No sé si seré capaz de expresar la gran emoción que vivimos a continuación, hay que vivirlo, hay que presenciarlo, pero trataré de poder describirlo.
A las 19:40 horas el Piquete de Honores con uniforme de la época fundacional de La Legión, en posición de firmes, con toda la rigidez de sus cuerpos, escucha unas sinceras y emotivas palabras que les dirijo, es el abrazo espiritual, el recuerdo de los muchos años que llevamos juntos, espíritu de compañerismo y amistad entrelazados de sagrados ideales.
Se acerca el instante, faltan 10 minutos, pero antes de descender las escaleras, con el Párroco D. José Ignacio Lanceta, frente al Altar, hombro con hombro, los miembros del Piquete de Honores rezamos una oración, nos entregamos al momento sublime.
Es Lunes Santo, faltan pocos minutos para las 20:00 horas. Se abre la puerta de la Parroquia.  Con Potente voz, quien manda el Piquete de Honores, D. Francisco Binaburo da la orden, Guiones y Banderines de frente.  Descendemos las escaleras, allí está el Paso, lo escoltan miembros de la Hermandad de Antiguos Caballeros Legionarios de Zaragoza con uniformidad civil, lo encabeza nuestro Vicepresidente D. Luís Aragües, el Secretario D. Fernando Cabello, la vocal Dª Encarnación del Pino, los socios D. Juan José Pellejero, D. Pedro Lorente y D. Antonio Paracuellos. De a tres en cada lado. Se suceden las primeras escenas de emoción, estamos rodeados de público, nos sentimos respetados.
Se rompe el silencio, suenan los bombos y tambores que habían partido de la antigua ermita del Barrio de Miralbueno, la sección de instrumentos perfectamente agrupada se acerca a la Parroquia de San Lamberto.
A las 20:00 horas el Piquete de Honores rinde honores, todo honor y gloria,  el Santísimo Cristo de la Acogida es descendido y colocado en el trono  adornado con magníficos centros florales, el público ansioso desea el inicio de la procesión.
Al cielo con él. Sentimos nuestra alma, sentimos los latidos de nuestro corazón. Suenan las trompetas, suena la orden de avance.
Palpamos la fe de los espectadores, sentimos su expectación ante nuestra presencia, nos graban, nos hacen fotografías.
Abriendo camino la Cofradía del Santo Cristo de la Misericordia y Nuestra Señora del Silencio Doloroso, de la localidad de Cuarte de Huerva con su túnica de color morado añil y capa marrón.
El olor de incienso dibujando juguetonas nubes de aroma nos marca el camino.
D. Francisco  Binaburo, gallardo y marcial al frente del Piquete, le siguen sus leales hombres a saber: D. David Monreal, D. Miguel Casado, D. José Gracia, D. Antonio Cebrián, D. Vicente Álvarez y D. Fernando Alonso.
Que bravos, que íntegros, que dignos, otra página gloriosa para recordar.
Detrás el Paso con el Cristo yacente, iluminado en todo su esplendor y bien custodiado por nuestros hermanos.
Detrás la Sección de Instrumentos de la Cofradía de San Lamberto y Nuestra Señora del Pilar,  de blanco-crema y verde con su capirote blanco. También las “Manolas” de riguroso negro, entre ellas se encuentra Dª María Carmen Gabarre, socia de nuestra Hermandad.
Paso a  paso, calle a calle redoble a redoble de bombo y tambor, dulces notas de corneta, la Procesión discurre por el Barrio de Miralbueno.
Sentimos el aprecio de las gentes del barrio, nos sentimos orgullosos de lo que somos, Caballeros Legionarios y lo que representamos, el loor de aquellos Tercios Heroicos que alcanzaron la gloria y escribieron las más bellas páginas de la historia de La Legión.
Nuestra presencia, se nota que es querida, fotos y más fotos, incluso se oyen susurros que dicen, son ellos, sí es verdad responden, son los legionarios.
Llegamos a las 21:30 horas, de nuevo a la Parroquia de San Lamberto, rendimos honores de nuevo al Santísimo Cristo de la Acogida. Los tambores, bombos y cornetas resuenan rítmica mente, la imagen es devuelta a la Parroquia dándose por finalizada la Procesión.
El punto final y la sorpresa que nos llevamos una más de las tantas recibidas fueron las felicitaciones que recibimos tanto del público como de la organización y cofrades participantes, quisisteis fotografiaros con  nosotros, vuestros abrazos, vuestros estrechamientos de manos, vuestras palabras de cariño, fueron un gesto que nos llegó al corazón, nosotros tan solo cumplimos con nuestro deber, vosotros por méritos propios habeis sido merecedores de nuestro aprecio.
José Antonio, Luís, José Luís, de la Cofradía de San Lamberto muchísimas gracias.
Quiero tener también unas palabras de reconocimiento a Viktoria Kobanova, quien acompañada de D. José Fernando Ortega, estuvo con su cámara fotográfica inmortalizando el momento.
También para D. Antonio Machín, miembro del Piquete de Honores y que en esta ocasión se encargo de la unidad de protección.
Destacar también a los socios de nuestra Hermandad que nos acompañaron entre el público asistente.
Quiero terminar y lo digo con orgullo, de tu Piquete de Honores, de tus, muchachos, nuestro reconocimiento y nuestro agradecimiento por todo tu esfuerzo y dedicación, curtido en mil batallas, cumpliendo con el quehacer constante del cada día, sí, eres tú D. Francisco Binaburo, por tu integridad, por tus desvelos y preocupaciones, con ese gran corazón siempre en defensa de los tuyos y ejemplo de servicio y amor a la Patria, tu delante, nosotros detrás.
Nada más amigos lectores, sirvan estas modestas palabras y de embargadas emociones vividas, nuestra gratitud permanente por el inolvidable día vivido juntos.
A las 23:00 horas, D. Francisco Binaburo y quien suscribe el presente, tras recoger y depositar los Banderines a los pies del Cristo de la Buena Muerte e inclinar la cabeza ante él, nos miramos y dijimos: Misión cumplida.
MIGUEL LUIS CASADO








































3 comentarios:

Jose Antonio Braulio Brualla dijo...

Gracias Amigos por vuestra colaboración, esperamos que sea por muchos años.

un abrazo

Alejandro Naya Manero dijo...

Cuando sale el Cristo?

JOSE LUIS PEREZ dijo...

Daros las gracias a toda la Hermandad por estar y participar con nosotros. Me une tanto sentimentalmente como de amistad un lazo muy fuerte con todos vosotros, daros un fuerte abrazo y esperando que la colaboración sera duradera y por muchos años.