sábado, 27 de febrero de 2016

X CARRERA DEL EBRO




 El barro, el viento y el frío eran los principales temores de los valientes atletas que a las ocho y media de la mañana calentaban las piernas en las pistas del Estadio Corona de Aragón, más de 3.000 inscritos en la Carrera del Ebro, cifra récord.
La cita atlética alcanzaba hoy su décima edición con un espectacular desayuno  que se sirvió poco a poco.
Para abrir boca, una trail de 30 kilómetros que enganchó a un millar de 'runners' enfocada a los apasionados del fondo extremo; el segundo plato era novedad , una andada de 14 kilómetros para satisfacer a 200 amantes del paseo a buen ritmo; y de postre, una popular de 14.000 metros, prueba que siempre ha vestido e! cartel del multitudinario evento civico-militar desde que vio la luz en 2005.Y el menú gustó a todos: participantes y público, que aplaudió con énfasis a los ultracampeones del Ebro. Felicidad que se tornó en lágrimas cuando se conoció el fallecimiento del corredor Daniel de la Tova, de 41 años, que apuraba los últimos kilómetros de la trall.
El espectacular circuito -por la estepa del campo de maniobras de San Gregorio, e! Escarpe y la ribera del Ebro- es uno de los ingredientes de la Carrera de! Ebro, la 'niña bonita' de la Brigada Castillejos 11. Su Regimiento Acorazado Pavia número 4 fue el encargado de la organización, junto con Unesco Aragón Deporte, de una prueba que mantiene la misma filosofia desde su nacimiento: acercar las Fuerzas Armadas a la sociedad civil. Además, parte de lo recaudado se destina a proyectos de cooperación al desarrollo y deportivos.
«La carrera vuelve a ser un éxito, superan do registros con 3.150 inscritos. Crecen la trail y la popular, y hemos hecho un guiño a los andarines por su auge. Todos los años supone un reto y hay que agradecérselo a los voluntarios, que realizan una labor muy importante. A los más de 300 militares que sobre el terreno, y con otras funciones, han ayudado a que todo haya salido bien. El tiempo nos ha acompañado y los deportistas han disfrutado», resaltaba el Coronel jefe del Regimiento Pavia nº 4, Miguel Hernández Turiño. La trail tuvo un emotivo preámbulo, con un nombre ligado a la Carrera del Ebro en varias ediciones. El maratoniano José Antonio Casajús, que la semana pasada se proclamó campeón de España de los 42,195 kilómetros en veteranos +50 años, categoría en la que es recordman nacional, recibió un homenaje de la organización.
Entre aplausos y al ritmo de la Banda de Guerra de la Brigada de Caballería, (grandes amigos de nuestra Hermandad) un lanzagranadas daba la salida a las nueve de la mañana a los mil valientes que enfilaron hacia Juslibol y el campo de maniobras de San Gregorio, un terreno que ayer descubrieron y alabaron los atletas. Caminos, sendas y barrancos... y barro, mucho barro.
“Se ha ido a un ritmo muy exigente”.
Y el terreno estaba muy pesado, con continuos toboganes y zonas muy técnicas. Divertido para los que nos gusta este tipo de pruebas.
En las pistas d el Estadio de Atletismo el ambiente crecía. A la llegada de los corredores de la traíl se unían los primeros andarines en completar los 14 kilómetros y se daba forma a la clasificación de la l4 K popular. Con la música de la banda del Regimiento, entraban los valientes en finalizar con éxito los 30 kilómetros, «La carrera ha estado muy bien organizada, los militares nos han animado un montón».

Doy fe de esto.




No hay comentarios: